Cristina de @superkids.mh, psicóloga especializada en intervención y tratamiento infantil y juvenil.

La enuresis, un hecho comúnmente conocido como mojar la cama por la noche, es una escena común en muchos hogares. Las sábanas y los pijamas mojados a partir de cierta edad pueden generar que los niños/as y adolescentes oculten sus sentimientos. Pero, ¿por qué ocurre? En una persona con un control normal de la vejiga, los nervios de la vejiga en envían un mensaje al cerebro cuando está llena. El cerebro responde de manera automática enviando un mensaje para que no se vacíe hasta que la persona vaya al lavabo. Las personas con enuresis nocturna tienen un problema que les hace orinar de forma involuntaria por la noche. Todo lo que debes saber sobre la enuresis, lo puedes leer a continuación.

¿Qué es?

La enuresis se define como la emisión de orina después de una edad en la que el niño o niña ya debería ser capaz de controlar sus esfínteres (normalmente entre los cuatro y cinco años).

En función del momento del día en que ocurre, hablamos de enuresis diurna (durante el día), enuresis nocturna (durante la noche) o mixta.

También se puede distinguir dos tipos de enuresis:

  • Enuresis primaria: moja la cama desde siempre. El niño o niña no ha llegado a controlar su micción durante un periodo igual o superior a los seis meses.
  • Enuresis secundaria: la enuresis aparece después de que el niño o niña haya tenido un control de los esfínteres superior a los seis meses.

Se puede diagnosticar cuando:

  • Se produce una emisión repetida de orina en la cama o en la ropa, ya sea de manera involuntaria o voluntaria
  • Cuando se manifiesta con una frecuencia de al menos dos veces por semana durante un mínimo de tres meses consecutivos
  • Genera malestar, deterioro en lo social, académico u otras áreas importantes del funcionamiento.
  • La edad cronológica es de por lo menos 5 años (o un grado de desarrollo equivalente).
  • El comportamiento no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia u otra afección médica.

Datos epidemiológicos

La prevalencia de la enuresis se encuentra entre el 15 y 20% en niños de 5 años, resolviéndose de forma espontánea un 15% por año, y presentándose en un 1-3% en la adolescencia y edad adulta (Gonzálvez, 2014).

Diferentes estudios demuestran como es más frecuente la enuresis nocturna primaria.

¿Cómo afectan a los niños y niñas?

Estos escapes de orina pueden afectar a los niños y niña que los padecen, así como a su ambiente social, escolar i familiar. Algunas de las dificultades que presentan los niños y niñas con enuresis son:

  • Baja autoestima
  • Dificultades de integración en el entorno.
  • Dificultades en realizar actividades con amigos (les dificulta asistir a excursiones, a campamentos, pernoctar en casas ajenas…)
  • Experimentan sensaciones de inseguridad y miedo.
  • Pueden presentar dificultades en el rendimiento escolar.

¿Por qué aparece?

La enuresis es multicausal. En la aparición de la enuresis se deben tener en cuenta diferentes factores para poder explicar el porqué se produce. Algunos de ellos son:

  • Factores hereditarios/genéticos
  • Factores fisiológicos: alteraciones en la vejiga, retrasos madurativos, déficit de vasopresina…
  • Factores psicosociales: nivel socioeconómico o factores sociofamiliares.
  • Factores emocionales: situaciones vitales estresantes.
  • Retrasos madurativos o trastornos psiquiátricos.

¿Se debe tratar?

En muchas ocasiones la enuresis es diagnosticada y tratada por el pediatra en la Atención primaria. No obstante, frecuentemente se deriva a un especialista.

Aunque la enuresis remite de forma espontanea con el tiempo en un alto porcentaje de los casos, en ocasiones es necesario un tratamiento.

Teniendo en consideración que es de aparición multicausal, su tratamiento también será multimodal. No solo se tratará la enuresis en sí, sino que se abordaran aquellos aspectos cognitivos, emocionales y psicológicos relacionados con la situación enurética.

Existen distintas opciones terapéuticas, que vendrán indicadas por los pediatras de atención primaria o por los especialistas. Las más frecuentes son la combinación de prescripciones farmacológicas con tratamiento psicológico, siempre que se haya descartado una patología física. El abordaje des de la psicología infantil permite atender a todos esos factores relacionados del trastorno.

Pautas para ayudar a minimizar la enuresis

Existen una serie de pautas que pueden llevar a cabo las familias para ayudar a controlar la enuresis.

  • Establecer rutinas: a la hora de ir al baño, del consumo de líquidos…
  • Llevar un registro de cuando se producen los escapes urinarios.
  • No culpabilizar al niño ni a la familia. Mostrarse comprensivo con la situación.

Para terminar, os dejo una recomendación: la aplicación “Cama seca” (Android iOS)

Esta aplicación os permitirá llevar a cabo una intervención de la enuresis nocturna desde una tableta o cualquier dispositivo móvil. Además, sirve de guía al adulto para implementar la técnica del entrenamiento en cama seca.

Los contenidos que aparecen en la aplicación son:

  • Información sobre la enuresis: ¿Qué es la enuresis? ¿Es grave? ¿Es normal? ¿Tengo que ir al médico? ¿Tengo que ir al psicólogo? ¿Es efectiva la medicación?
  • Información sobre los aparatos de alarma llamados, de manera coloquial, «pipi-stop».
  • Pautas concretas para aplicar el entrenamiento en cama seca, incluyendo avisos y alarmas para saber cuándo y cómo actuar.
  • Ejemplos de qué decir al niño para explicarle las pautas y que colabore.
  • Esquemas para facilitar y abreviar los pasos que se deben seguir.
  • Consejos importantes para aumentar el éxito del tratamiento.

 

Leave a Reply

¿Hablamos?
Hola 👋,

¿En qué puedo ayudarte?