¡Ups! Llega el (temido) cambio de hora de primavera. Cuando parece que lo tenemos todo “controlado”, de repente… ¡nos toca adelantar 1 hora nuestro reloj! Para muchos papis enfrentarse a este momento puede suponer un estrés añadido, sobre todo si les ha costado que su bebé tenga una rutina y unos horarios más o menos establecidos. ¡Tranquilidad! Para que no os pille el toro, y os podáis preparar con tiempo, os adelanto varios #BabyTips para que este cambio sea lo más gradual y suave posible para vuestro pequeño. ¿Qué podéis hacer?

¡No hacer nada!

Si vuestro bebé es madrugador y no se muestra muy sensible a los pequeños cambios de rutina, horario… ¡podéis no hacer nada! Ese día, seguramente, se levante una hora “más tarde”. Por ejemplo, si tenemos un bebé de 14 meses que suele amanecer a las 7.00, se despertará a las 8.00, al haber adelantado el reloj una hora. Si tenéis suerte, podéis incluso acabar manteniendo ese despertar 1 hora más tarde; pero eso también supondrá, en la mayoría de los casos, que su hora de ir a dormir se retrase. En algunos casos, también tendréis que adaptar ligeramente sus horarios de siesta y comida.

Si no “forzáis” ese nuevo horario, seguramente, vuestro hijo se autorregule y vuelva a su horario anterior (siguiendo el ejemplo: despertándose a las 7.00 y yéndose a dormir sobre las 20.00, para cumplir su cuota de sueño nocturno de 11 horas).

Es importante que los días posteriores al cambio de hora, estéis muy pendientes de sus señales de sueño, pues puede que necesitéis ajustar, durante unos días, algunos horarios y rutinas. ¡O quizá ni os haga falta! A algunos niños no les afecta tanto esta “hora perdida” y su ritmo circadiano se autorregula con bastante facilidad.

Adelantar sus horarios una semana antes

Para aquellos padres con bebés más sensibles a los cambios o a los que les ha costado mucho establecer un horario y rutina fijos (y los quieren mantener), os cuento cómo podéis preparar a vuestro peque para que el cambio tenga el menor impacto posible:

  • Una semana antes, tenéis que empezar a adelantar su hora de dormir de 15 en 15 minutos. Os pongo un ejemplo práctico con nuestro bebé de 14 meses. Si su hora de dormir son las 20.00: el domingo y el lunes, le acostaremos a las 19.45; el martes y miércoles, a las 19.30; el jueves y viernes, a las 19.15 y el ultimo día… ¡llegamos a la noche del cambio de hora! Ese sábado le dormiremos sobre las 19.00 horas.
  • Este cambio en su horario tiene como objetivo que el domingo por la mañana, tras el cambio de hora de la madrugada, se despierte a su hora habitual, las 7.00 am; pues ha cumplido sus 11 horas de sueño nocturno.
  • La noche más difícil para vuestro peque será la del domingo, dado que tendrá que dormirse en un horario al que no está acostumbrado (las 20.00 que, en realidad, son las 19.00).
  • Igualmente, podéis ir adelantando, con la misma fórmula, la hora de despertarse durante la semana previa. Si se despierta a las 7 am, id restando de 15 en 15 minutos cada 2 días.
  • Al igual que vais a adelantar su hora de dormir y de despertarse, es conveniente que también vayáis adelantando, durante esa semana previa, sus rutinas, sus comidas… Todo de 15 en 15 minutos.
  • ¡Muy importante! Durante esa semana, y días posteriores, cuidad mucho su sueño diurno, para que no llegue sobrecansado a la noche, y estad muy atentos a sus señales de cansancio. Le tomará un tiempo reajustar su reloj biológico.
  • Y como siempre os aconsejo: nada de luz (ni de día ni de noche), usad ruido blanco (si le gusta y le calma) y sed muy constantes y pacientes.

¡Mucho ánimo, seguro que lo hacéis genial! Y si queréis una ayuda más personalizada, no dudéis en contactarme.

 

 

 

 

 

Leave a Reply

¿Hablamos?
Hola 👋,

¿En qué puedo ayudarte?